Rediseño de tu página web, claves para mantener e impulsar tu posicionamiento en Google

Tanto si eres un artista, un buen profesional o una empresa, la gente hará una búsqueda en Google antes de tomar la decisión de trabajar contigo. Además, el 89% de los consumidores utilizan los motores de búsqueda para tomar una decisión de compra, según un estudio de Google. He aquí dos razones por las que su reputación online o la de la marca que representa es tan importante.

Cuanto más popular sea un artículo negativo, más subirá en Google. Por ello, los resultados negativos son prácticamente permanentes en el buscador, es decir, no desaparecen por sí solos. Una vez que un artículo negativo ha sido indexado por Google, puede aparecer en las primeras páginas de búsqueda cuando un cliente potencial busque su nombre o el de su empresa.

Cuando la gente busque su marca, se sentirá atraída por un titular negativo mucho más que por uno positivo, lo que dará lugar a un elevado número de visitas al artículo difamatorio. Para Google, un mayor porcentaje de clics (CTR) será una señal de popularidad y tenderá a situarlo más arriba en las búsquedas, en deterioro de los resultados positivos.

Estos son algunos puntos en los que nos puede afectar una mala reputación online:

  • Los consumidores no comprarán sus productos o servicios;

  • Te arriesgas a perder asociaciones o colaboraciones importantes;

  • La eficacia de sus campañas de marketing disminuye;

  • Los posibles inversores pueden tener miedo de ofrecerle financiación

¿Qué es un ORM?

La gestión de la reputación online o ORM, es un término que se ha establecido en el campo de las RRPP – relaciones públicas y como su nombre indica, se ocupa de influir y controlar la reputación de una organización/persona.

Hoy en día, debido a la rápida expansión de Internet y de las redes sociales (véase Facebook, Instagram, Twitter, Google+, y otros), junto con la aparición de empresas especializadas en la Gestión de la Reputación Online, el término ha ganado más relevancia en la red, convirtiéndose en un término por derecho propio. Y como todo sucede en línea, el término se ha convertido en ORM, abreviatura de Online Reputation Management.

La reputación online es quizás el activo más valioso para una organización (ya sea empresa, institución pública, organización sin ánimo de lucro, etc.) y/o individuo. Una reputación negativa puede tener algunos de los efectos más desagradables, al igual que una reputación positiva puede impulsarnos fácilmente a grandes alturas.

¿Por qué necesito un ORM?

¿Es usted empresario y dueño de un negocio, es director de una institución pública, es político, o simplemente es un gestor de éxito? Significa que alguien, en algún lugar, en Internet está comentando y escribiendo críticas sobre usted y/o el negocio de la institución que dirige. En este contexto, debería preocuparse por el ORM o, más concretamente, por su imagen en línea. La mayoría de las veces no construyes esta imagen por ti mismo y, por desgracia, ya no tienes el control total sobre ella.

Hoy en día, si nos encontramos en una de las situaciones anteriores, gran parte de nuestro negocio está, queramos o no, en Internet y en él influye nuestra reputación online. En la mayoría de los casos, esto es extremadamente beneficioso y, al menos para aquellos que entienden el poder del entorno online, las posibilidades de crecimiento que se abren son casi ilimitadas.

Nunca en la historia de la humanidad la comunicación ha sido tan sencilla y fácil y la libertad de expresión tan fácil de “expresar”. En los últimos años, la aparición y el desarrollo masivo de numerosos sitios web en los que cualquiera puede opinar sobre cualquier cosa, combinados con la acelerada expansión mundial de las redes sociales, han transformado al consumidor de un ente pasivo en un actor muy activo.

Internet se ha transformado prácticamente en un tiempo relativamente corto, pasando de ser un medio estático y de presentación en el que la comunicación era unidireccional a un canal de comunicación bidireccional. Hoy en día, los prospectos, los clientes, los consumidores, prácticamente cualquier persona publica en Facebook su última experiencia de compra, comenta en los blogs que le interesan, escribe una reseña sobre su último destino de vacaciones y el último hotel en el que se ha alojado, infundiendo así el ORM de su negocio o su imagen como persona pública.

Acciones de ORM para combatir los resultados negativos

Los resultados negativos pueden ser de varios tipos: artículos publicados en varios sitios web, artículos escritos por blogueros, publicaciones en foros o incluso páginas falsas de Facebook.

Para combatir estos resultados puedes empezar publicando tu propio contenido optimizado en palabras como “nombre de la marca”, “sobre + nombre de la marca” o “nombre de la marca + opiniones”. Puede hacerlo en su propio blog, mediante publirreportajes, comunicados de prensa gratuitos o artículos de relaciones públicas. En algunos casos esto puede ser suficiente. Sólo hay que tener paciencia para que Google cambie las SERPs y los resultados negativos desaparezcan. Sin embargo, en muchos casos esto solo no funciona y hay que actuar en varios frentes.

Si hay publicaciones negativas en los foros sobre su marca, puede empezar por combatirlas publicando reseñas positivas en las respectivas amenazas. Para tener credibilidad, debes tener usuarios en esos foros con cierta actividad. En otras palabras, sería aconsejable hacer unos cuantos mensajes en los foros y luego responder a la amenaza en cuestión. Las reseñas en los foros escritas por usted deben parecer lo más “reales” posible, como si fueran escritas por alguien que realmente ha tenido contacto con su marca.

En cuanto a los artículos publicados por los blogueros, un primer paso sería una invitación a un debate, en el que se intente pedir de forma tranquila y amistosa que retiren el artículo. Si eso no funciona, puedes enviar a Google una solicitud explicando por qué el contenido es inapropiado y debe ser eliminado.

Si ninguna de las opciones anteriores funciona, como último recurso, le recomiendo que busque asesoramiento jurídico. Lo más probable es que envíen una advertencia al autor del artículo pidiéndole que elimine el artículo difamatorio y, si no lo hace, emprenderá acciones legales. A menudo, una simple advertencia es suficiente para solucionar las cosas. Sin embargo, esta es una solución extrema y sería mejor no acudir a ella.

Cómo puede solicitar directamente a Google que elimine los resultados que dañan su reputación online

En la Unión Europea, todos los motores de búsqueda están obligados a cumplir con el “Derecho al olvido” desde el 13 de mayo de 2014. Los usuarios de la web pueden utilizar un formulario para solicitar que se elimine del índice la información “irrelevante, obsoleta o inapropiada”.

Sin embargo, desde un punto de vista estadístico, las posibilidades de eliminar los resultados negativos mediante el “derecho al olvido” son bastante bajas, debido al gran número de solicitudes presentadas y al bajo índice de resolución positiva. En los tres primeros meses de 2015, se enviaron a Google más de 200.000 solicitudes de este tipo desde países de la Unión Europea, la mayoría de ellas relativas a información privada o de otro tipo

En PROSEO llevamos años trabajando con clientes para mejorar su reputación, sabemos lo que hacemos. Empieza hoy a mejorar la reputación de tu empresa con nuestros servicios.